Querido amigx que viajas a Cuba:

Tengo tanto para decirte que no sé por dónde empezar. Primero dejate sorprender. Sacate los lentes del sistema en el que nos educaron, también sacate los otros, los idealistas y extremistas.

Mantenete cerca. No pierdas tu opinión pero estate abierto a escuchar, a poner el cuerpo, a comprender. A recorrer las mil capas de Cuba , de su pueblo, de su cultura y de su historia. Siempre vamos con un pre concepto a nuestros destinos, pero este en particular, tiene demasiado escrito. Escribí tu propia historia y la de quiénes te la cuenten.

Espero que mis anotaciones en papelitos mentales te sirvan, espero poder compartirte un poco de lo que fue mi Cuba.

Quizás en otros lugares también suceda, pero es algo que vengo masticando y quiero decírtelo. El dinero que reciben los cubanos del turismo hace la diferencia en su cotidianidad. No le estamos regateando el precio a una cadena, una empresa o un ingreso extra, se lo regateamos a la variedad de alimentos en una comida, un par de zapatillas para la escuela, o la posibilidad de disfrutar de una salida.

Ahora sí, también estamos en un pueblo poco acostumbrado al viajero en sí mismo, a los que hacemos del viaje nuestra vida y es parte del intercambio contarles, mostrarles y enseñarles de nosotrxs, solo se trata de explicar que no necesitamos grandes lujos, que nos gusta estar cerca de lo popular, de lo que ellos hacen día a día para que ellos nos muestren y compartan sus formas, de viajar, de comer, de gozar.

En muchos lugares por los que viaje ya hay casilleros establecidos para los que adoptamos este estilo, quizás pueden verse como casilleros ganados, aunque a veces esto también hace que ya no sea una forma tan auténtica de acercarse a la cultura.

En Cuba no está tan delimitado el terreno, todavía tenemos la posibilidad de descubrir miradas sorprendidas posadas sobre nosotros, sobre nuestras mochilas, sobre nuestros cuerpos en sus lugares cotidianos, lugares donde no nos esperan pero nos reciben con los brazos abiertos.

Después de este manifiesto, me lanzo a decirte verborrágicamente esas cosas que creo que querés saber y otras tantas que quiero compartirte.

 

LA(s) MONEDA(s)

En Cuba hay dos monedas oficiales en circulación el CUC (Peso Cubano Convertible) y el CUP (Peso Cubano) también conocido como MN (Moneda Nacional). El CUC se introdujo en la isla para facilitar las transacciones en divisas con un signo monetario propio y aunque en algún momento era la única moneda a la que tenía acceso el extranjero, ya no es así.

Actualmente la mayoría de los comercios aceptan ambas monedas (solo hay que estar atento a la conversión) aunque algunos negocios solo aceptan o una o la otra. Algunas librerías y tiendas generales, solo aceptan moneda nacional y algunos supermercados solo aceptan peso convertible.

Los CUC tienen imágenes de monumentos y los CUP próceres de la revolución.

Si de cambiar dinero se trata, tanto en las casas de cambio como en los bancos, pueden hacerlo tanto a CUC como a CUP. Como el dolar tiene un impuesto, es convenible cambiar euros.

Ahora sí, para estar atentxs: 1 CUC equivale a 25 CUP (peso cubano). Es decir, la diferencia es mucho, a no confundir los precios. Si el precio va de 1 a 5 casi seguro que está en CUC y si está de diez en adelante lo más probable es que sean pesos cubanos. Por lo general está indicado, pero a veces no y está bueno tener una referencia.

Está bueno entender, que lxs cubanos cobran su sueldo en moneda nacional, por eso las guaguas, los mercados, las librerías, los lugares en los que comen, los teatros, los cines tienen sus precios en esta moneda, y si buscamos estos lugares nuestro recorrido no solo va a ser más económico, sino más cercano a la vida diaria de la isla.

DORMIR

La opción de alojarse en casas de familias en Cuba lleva años. Debe haber sido uno de los primeros países de latino america que crea esta alternativa frente a la demanda turística y las necesidades económicas.

Hoy en día la cantidad de familias que deciden ofrecer su casa para alojar viajeros es altísima y para todos los gustos.

Hay casas más lujosas, con todas las comodidades, con espacios exclusivos para los huespedes y casas que te comparten sus habitaciones, que te incluyen en su dinámica diaria (estas son las mejores para mí) ¿Cómo encontrarlas? Hablando es la mejor forma.

Las casas habilitadas para arrendamiento tienen en sus fachadas un cartel con un ancla azul. Muchas pueden reservarse por internet, acá les dejo una lista de los que visité:

Aunque si no tienen  un recorrido establecido y el día a día los va sorprendiendo en distintos lugares, yo recomiendo dos métodos: ir a donde ya fueron o golpear puertas.

Recomiendo todas las casas en las que paré, porque en todas me recibieron como a una de la familia, me hicieron mirar Cuba con sus ojos, pero también querían saber cómo yo los veía, si querés más datos de mi ruta, este fue mi mapa: . Ahora, si quieren llegar sin ninguna dirección y que la vida los sorprenda “golpear puertas” es su método. 

Llegar a un lugar, descansar la espalda en alguna plaza, recibir y dejarnos recibir y salir a la búsqueda de nuestro próximo hogar por unos días.

En las casas por lo general hay un precio por la habitación, por lo tanto es más económico cuando viajas acompañado, pero hay opciones para cuando estamos solas. La primera es explicar la forma en la que estamos viajando, lo que necesitamos y cuánto podemos pagar por ello. Cada familia decidirá si puede recibirnos con esas condiciones o si conoce a alguien que pueda hacerlo. La otra opción es buscar algún viajero solitario que quiera compartir la habitación, así como también habilitar esta posibilidad con la familia que nos recibe, comentarles que estamos dispuestos a compartir la pieza en caso de que llegue algún otro viajero. A veces las casas solo alquilan una habitación y esta opción favorece a ambos.

 

¿Cuánto puede salir?

Por lo general las habitaciones tiene precios desde los 15cuc hasta los 20 o 25cuc, también depende de la temporada y de lo que podamos conversar con cada familia.

15 cuc es lo que más se encuentra. Suelen ser habitaciones privadas con dos camas o una doble y baño privado. A partir de esos precios, una cuenta sus posibilidades y se decide si ese es el lugar donde podremos quedarnos o si sigue la búsqueda.

En la mayoría de las casas te ofrecen el desayuno opcional desde los 3 cuc hasta los 5cuc. Si son de desayunar y entra en su presupuesto, les recomiendo aceptarlos, las familias que nos reciben se caracterizan por esforzarse por complacernos, y los jugos y frutas cubanas , son de las mejores formas de empezar el día.

Yo no encontré opciones de Hostel, pero unas amigas que conocí viajando me contaron la historia de la Casa de Magnolia, en La Habana (también la pueden encontrar como Hamel Hostel). Magnolia es una señora que renta habitaciones compartidas por 8 CUC aproximadamente y que armó una red de hospedajes, cada viajero le dice cuál es la próxima ciudad a la que va ir y ella se ocupa de conseguirle un alojamiento en ese lugar intentando mantener el precio más barato posible.

Yo no entré en la red Magnolia pero fui armando mi propia red y puedo asegurarles que lo más lindo de esta opción es que nunca perdés contacto con las familias por las que vas pasando, como si realmente una red te fuera cuidando por toda la isla.

 

COMER

 El mercado al que iba cada ida desde mi casita en Centro Habana.

Aunque esta es una parte bastante imprescindible en todo viaje, todavía no aprendo a darle demasiada importancia. Cuando estoy conociendo un lugar estoy tan entusiasmada que a veces hasta me olvido de comer. Y quizás por eso la forma de comer de los cubanos me gustó tanto.

En la isla si que van a encontrar la verdadera comida al paso: espaguetis al paso, pizza al paso, jugo al paso, batidos al paso, dulces al paso, arroz con frijoles, aguacate y plátano al paso. Los portales de muchas casas se convierten en mercados, dulcerias, jugueras. Así como también ventanas y puertas. En casi todas van a encontrar carteles y pizarras con lo que se ofrece, pero si buscan algo y no está en la lista, pregunten todo puede ser.

Al principio no me animaba a comer un plato de arroz parada en la calle, rapidito, con un vaso de jugo apoyado en algún lado. Pero cuando me animé, no pude dejar de hacerlo. No puedo recomendarles ningún restaurante, ni bar, ni nada que se le parezca. Pero sí les recomiendo que anden con un plato y un tenedor en la mochila, porque cuando les agarre hambre, en cualquier lugar pueden llenarlo. Y ni que hablar de la sed, porque cada diez pasos pueden tomarse un juego anti calor caribeño. No va a faltar la guayaba, el tamarindo y la fruta bomba. Pero si por ahí se cruzan con un batido de Mamei, les juro que no se van a arrepentir.

Todas las comidas pueden hacerse de pie, en algún portal que vende unos platos exquisitos, solo hay que animarse.

Y por supuesto, no dejen de probar las frutas que pasan vendiéndose solas en carrito por la puerta de casa, como también las barras de maní y los pasteles de coco.

Comer así es muy barato, un plato de comida cuesta entre 1 y 2 cuc, un vaso de jugo 3 pesos cubanos. Y si quieren sentarse a comer, solo hay que alejarse de las calles turíticas para encontrar lugares llenos de música y bulla, donde hacerse un lugar y disfrutar de un buen plato cubano.

Y aunque sé que si viajan a Cuba, ni falta hace que yo se los diga… disfruten el café cubano.

¡Buen provecho!

 

VIAJAR

Este es el punto que más me costó ¿Porqué? Porque por un lado las formas de viajar de los cubanos son millones  y por otro a algunos les cuesta comprender que una quiera viajar como ellos, así como también otros no conocen que viajamos con poco presupuesto y no quieren que paguemos lo que ellos pagan el transporte.

Yo elegí viajar a lo cubano, pero conocí algunos viajeros y viajeras a dedo, que estaban teniendo una buena experiencia. En este caso es importante saber que se usa mucho hacer dedo en la ruta pero pagándole algo al conductor, generalmente la gente que hace esto, en vez de estirar su pulgar en la ruta estira un billete, eso hace que el conductor sepa que va a pagarle el viaje.

Mis recorridos fueron en camión, taxy colectivo y tren.

Los cubanos están acostumbrados a que los turistas elijan para viajar los micros larga distancia “Vía Azul”, micros con aire acondicionado, boletos comprados con anticipación, terminales que aparecen en el mapa. En caso de tener pocos días y un itinerario muy condicionado, esta puede ser una buena opción. Pueden mirar los precios de los pasajes en la página https://www.viazul.com

Ahora, si queremos otra opción es importante ser claro a la hora de pedir información.

En cada ciudad hay algo así como una terminal alternativa, donde paran taxy colectivos y camiones. Ambos tienen rutas y tarifas establecidas. Van de ciudad en ciudad o de un extremo de la isla al otro.En cada terminal se escuchan a los conductores gritando los destinos a los que se dirigen. Cuando se llena un carro sale a la ruta. Si hay mucha gente, no se preocupen, ya saldrá otro.

Es importante saber aproximadamente el valor del viaje, pueden preguntarle a alguien que este mismo ahí esperando o en la casa en la que estén parando antes de salir ¿Porqué? Por un lado para no confundir el valor que nos dicen entre CUC y moneda nacional y por otro lado porque al ser turistas, como dije antes, a veces quieren cobrarnos más u ofrecernos un viaje privado o dejándonos en la puerta de nuestro alojamiento y esto es más caro.

Los taxy colectivos, son los típicos carros cubanos, con capacidad para varias personas en su mayoría, dos o tres filas de asientos. Algunos cargan nuestro equipaje en el techo pero en su mayoría tenemos que llevarlo encima nuestro.

Los camiones están adaptados con butacas o tablones, no es lo más cómodo, pero es una gran experiencia, llena de historias, anécdotas y solidaridades.

Y por último el tren. Quizás no soy la persona indicada para recomendarles esta opción. Aunque después de vivirlas todas las experiencias se tornan un poco más divertidas de lo que fueron, sigue quedándome un gustito amargo de esta. Viaje en tren de Santa Clara a Santiago de Cuba, tardé 22hs, el vagón en el que viajaba se rompió, me cambiaron a otro, con asientos de madera muy angostos y con cuatro personas de cada lado, en mi caso todos hombres.

Me sentí acosada todo el viaje y con pocas posibilidades. Me ahorré mucho dinero, pero no la pasé bien. El tren vale la mitad del valor del via azul en trayectos largos. Este tramo me salió 20cuc cuando en micro sale 47cuc y hacerlo en camión implica por lo general hacer varios transbordos. Si viajan acompañados quizás puede ser una buena opción, o quizá pueden escribirme diciéndome que fueron más afortunados que yo.

INTERNET Y MAPAS

Me sorprendí mucho cuando tiempo antes de viajar, ya ansiosa de pisar tierra cubana, el google maps me reveló que no podía descargarme el mapa de cuba como zona sin conexión.

Pequeña broma del sistema pensé.

Al tiempo una amiga me dijo dos palabras mágicas: MAPS.ME.

Si les gusta viajar con mapa. O si lo quieren tener por las dudas, vayan descargando esta aplicación: https://maps.me/

Tiene mapas muy detallados y con mucha información en toda la isla. También pueden hacer sus aportes y poner marcadores de todo tipo y color. Una linda manera de registrar nuestras andanzas geográficas.

Y con respecto al temita de las comunicaciones, si alguno más tiene esa necesidad de cada tanto decir “Mamá estoy bien, esto es genial”, no teman, solo hay que gastarse unos CUC, en unas tarjetas de Internet que se consiguen en cualquier oficina de ETECSA (también están marcadas en el mapa).

Para buscar una oficina les recomiendo, que se alejen de las zonas turísticas, que así y todo tengan paciencia para hacer las colas y que si saben que va a usarlas comprenlas todas juntas, para evitar hacerlo dos veces.

Hay tarjetas de Internet de 1 y 5 horas y pueden usarse con itinerancia, solo no hay que perderlas porque en ellas encuentran el usuario y contraseña.

Y con esto me retiro del plano de las telecomunicaciones y mi poco conocimiento del tema, si piensan en intercambiar música, fotos y todo lo que se les ocurra, les recomiendo descargarse “Zapya” otra aplicación que usan mucho lxs cubanos. Sería una especie de blueto0th sofisticado, para compartir contenido sin conexión y a mayor velocidad https://play.google.com/store/apps/details?id=com.dewmobile.kuaiya.play&hl=es

DATOS CURIOSOS SOBRE CUBA

♥ Al hacer una fila siempre pregunten quién es el último, esto es lo que los hace ser parte de ella, no alcanza con ocupar un lugar.

♥ Hay una guagua (colectivo, ómnibus) del aeropuerto a Centro Habana, se toma saliendo de la terminal 2 (generalmente los vuelos internacionales llegan a la terminal 3).

♥ Las guaguas urbanas sale 40 pesetas (centavos) de peso cubano, si pagan con 1 peso cubano no esperen el vuelto. Si hay mucha gente pueden pagar en la puerta delantera y subir por la trasera.

♥ Hay taxi colectivos urbanos. Taxis que tienen una ruta específica, pero pueden tomarse en cualquier lugar, no es sencillo saberse las rutas pero si van a una avenida principal o cerca de ella puede servirles preguntándole al chofer si va por esa ruta. Si quieren entender un poco de lo que hablo, miren este video:

 

♥ La Visa hay que renovarla la semana en que se cumple un mes de estadía, llevando pasaporte, seguro médico, recibo de hospedaje de los últimos días y 25 CUC en sellos timbrados que se compran en el banco.

♥ Tener en cuenta que de Julio a Noviembre es temporada de ciclones y de Diciembre a Abril es temporada de lluvias. Si quieren leer mi experiencia durante el ciclón Irma, acá les dejo mis relatos:

 

Que compartir el conocimiento siga siendo la mejor forma de viajar hacia otrxs. Los comentarios son espacios para seguir viajando juntxs.

 

 

 

 

Misiones y otras yerbas

* En marzo, después de dos meses en la ciudad de la furia, después de decidir separarnos con la persona con la que habíamos compartido unos años de nuestras vidas y el comienzo del viaje, después de muchos miedos, de muchas idas y venidas, de destinos y fechas...

Ven Seremos

Mi vigilia empezó el lunes, aunque sin buscarlo. Salí a caminar por Sao Paulo, como siempre con mi mochila al hombro y el pañuelo verde atado arriba. En pleno centro una mujer me tocó el hombro y hablándome en un portugués rápido y emocionado me dijo:- “¿Ese es el...

Guerra al chamuyo

Hoy le declaro la guerra al chamuyo. Me prometo ganar. Dejarlo morir en el campo de batalla. Hoy lo condeno al destierro si no quiere perder. Que se vaya lejos.  Que no vuelva más disfrazado de mensajito sin sentido, que no dice lo que quiere decir. Que solo quede el...

Pin It on Pinterest

Share This