¿Qué le vas a decir al mundo?

Qué le vas a decir, que no te animaste.

Que no sabes cómo.

Al mundo le vas a decir…

Imaginate.

A esa esfera en movimiento.

¿Vas a decirle que te moriste de miedo?

Que no te dio el cuero.

O peor.

El tiempo.

¿A ese le vas a decir?

A ese que no paró nunca desde que arrancó.

Vos.

Vas a decirle que el espacio y la ciudad y ell mundo mismo.

Que la rutina y la ruta.

A él vas a decirle.

Pensalo.

Qué vas a decirle.

¿Que será la próxima?

Que ya no va a volver a pasar.

No.

Capaz no haya próxima.

Capaz no.

Capaz sí.

Pero entonces.

Entonces.

Qué

Qué le vas a decir.

Que no te lavaste los dientes.

Que no trajiste el documento.

Que hoy no tenés ganas.

Que te olvidaste de sacudirte el polvo.

Que no te gustan las fotos.

No.

Abrazate al mundo y que te haga dar vueltas.

Que te lance al espacio.

Que te haga sentir que volás.

Que el viento te limpia la cara y el alma.

Y la ciudad y la rutina y la puta guita.

Y la dieta de los lunes y el cansancio de la noche,

y la angustia, todos, todos que se curtan por cagones.

Pero vos no.

Vos no locx.

Vos volá.

A vos te sonríen las lunas.

A vos te canta la lluvia.

Vos no.

Vos no te rindas.

Aburrite, llorá, creete que no podés más.

Abrazate a el pecho del que amás con la fuerza de un parto.

Pero no te rindas.

Dame la mano.

Corramos el camino.

Con vos selva, bosque, montaña.

Da igual.

La banquina.

Todo.

Con vos todo.

No te rindas.

Que yo también quiero.

Y me da fuerza tu mirada.

 

Pin It on Pinterest

Share This