Antes de empezar saco mi capa de hacerme invisible si este post no es lo que esperan: me declaro frente a la corte completamente ignorante de cómo dar consejos sobre un viaje, y completamente intrépidas y personales mis recomendaciones.  Todo lo escrito a partir del siguiente punto y aparte nace de la experiencia personal de mis seis días en Chile y lo que mis ojos, mente y papelitos llegaron a recaudar.

Chile - narrandomundos.com

DEL AEROPUERTO A LA CIUDAD

Cómo ir del aeropuerto al alojamiento que tenemos reservado o a algún punto de la ciudad a buscar uno, siempre es un tema. Uno se siente bastante perdido en un lugar nuevo y no suele ser un lugar amigable con nuestra economía viajera. Desde el aeropuerto de Santiago de Chile, nosotros elegimos la opción del bus, la más barata de las que encontramos: un bus (colectivo) que para dentro del aeropuerto (entre la terminal 4 y 7), que tiene sus paradas en los mismos lugares que la linea 1 (roja) del metro. Las líneas de metro en Santiago son muy extensas, llegan a tener como 20 estaciones (quizás más). Les recomiendo bajarse en la primera o segunda parada del bus y tomar de ahí el metro. Aunque el bus avance más paradas, se ahorra mucho tiempo. Además, con la línea 1 se pueden hacer las combinaciones necesarias para llegar a donde se necesite.  El precio del bus es de 1700 pesos chilenos (julio 2017). También puede tomarse para volver al aeropuerto en las estaciones centrales del metro: Estación Central, Universidad de Santiago y Pajaritos (quizás en alguna otra que no me enteré).

También les recomiendo descargar desde Google Maps “zonas sin conexión”, pueden hacerlo antes de salir o como fue mi caso con el wifi del aeropuerto para poder ubicar el alojamiento y llegar sin problemas con el metro y los pies.  Más tarde también me enteré de otra aplicación muy interesante (y la cual está siendo mi mejor compañera ahora en Cuba, donde Google maps no existe), “Maps.Me“. Se descarga el mapa de un país entero con internet y se usa sin conexión con el GPS encendido. Así podés calcular rutas en auto, bicicleta y a pie, buscar lugares, encontrar alojamientos, restaurantes, museos, centros de salud, entre otras cosas.

En la estación de metro de la Línea 1 (roja), Universidad de Santiago y en la estación Pajaritos, también se encuentran las terminales de ómnibus de larga distancia para otras partes de Chile. Los micros a Valparaiso salen cada 15 minutos y se tarda aproximadamente dos horas en llegar.

CAMBIAR PLATA

Otra cosa que aprendí en el aeropuerto de Chile, que muchos deben saber, pero por si queda alguno como yo: no conviene cambiar plata ahí. El cambio siempre es más bajo que afuera, solo cambien lo necesario para el transporte y los gastos del día en caso de que sea domingo o feriado o no tengan planeado salir a cambiar plata ese mismo día.

RINCONES

Si son fanáticos de las librerías y papeleras no se pierdan la ruta que hizo Aniko Villalba, yo terminé comprándome unos marcadores acuarelables punta pincel y … ¡Mi primer journal! 

En la galería Drugestore, Av. Providencia 2124. Lunes a viernes de 11 a 20 y sábados de 11 a 18.30, hay un negocio mágico de cajitas musicales temáticas “Divoom store. Soun and Disingn”, es algo increíble de ver, aunque sus precios son elevados, vale la pena el espectáculo.

Tampoco se pierdan el mercado central, más allá de comprar o no, es un lugar típico de ventas de pescados, mariscos, y todo bicho que ni se les hubiera ocurrido vivía en el mar. Yo personalmente soy fanática de los mercados, y esperen a leer más abajo la particularidad del de Valparaíso. También tiene un espacio para comer, aunque a nosotros nos resultó un poco elevado de precio para lo que veníamos gastando (4000 pesos chilenos entre los dos), se puede comer comida típica muy bien servida.

En Valparaíso hicimos todo a pie excepto el recorrido de la terminal a la casa y viceversa que lo fue con Uber, así que no puedo dar recomendaciones de transporte, lo que sí: no se pierdan el uso de los ascensores. Aunque yo recomiendo recorrer los cerros a pie, es una experiencia divertida, un ascensor que te baja o sube de un cerro, y no es caro. Eso sí, busquen alguno que no esté en la zona central. La primera vez que quisimos tomarlo había dos horas de espera. Nosotros fuimos al “Ascensor Varón”, cerca de la zona del mercado que ahora les voy a contar, así que es una buena combinación.

El mercado central es un espectáculo, como en todo mercado abundan las frutas, verduras y parece que en los de Chile en particular, pescados y demás especies marinas; pero en éste específicamente también abundan los gatos. Se pasean por todos lados, parecen amuletos de los vendedores, están en cajas y cajones o sentados sobre los mostradores. Te ronronean y refriegan cada vez que te acercás. Para mí, que soy amante de los felinos y que extraño bastante a mi compañerita, fue una sonrisa y una exclamación cada vez que un peludo se me acercaba y teníamos largas charlas y mimosidades.  

Chile - narrandomundos.com

Caminando y caminando tuvimos la suerte de cruzarnos con algunos rincones de arte y gastronomía mágicos, acá se los dejo para que difruten de conocerlos.

 

Chile - narrandomundos.com

Chile - narrandomundos.com

Un bazar de artesanías, ilustraciones, encuadernaciones y productos naturales, que no tiene desperdicio: Bazar Putamadre, Almirante Montt, N°42, me lleve varías calcomanías y unas ganas bárbaras de volver.

 

 

También tuvimos la suerte de coincidir con la feria del libro independiente, y les paso dos recomendaciones de ilustradoras hermosas y mágicas:

Saki@0yorka en Instagram

María Constanza Baeza SequeiraCotona en Facebook y también en Behance 

Si quieren hacer una inversión una noche, tomense unos tragos en “Caperucita y el lobo” un bar de cuento literal, con una vista espléndida a Valparaíso y una ambientación de lujo.

Espero ir mejorando en mis recomendaciones y aprendiendo a recaudar más información para poder compartir rincones e instantes de cada lugar que me cautive.

Pin It on Pinterest

Share This